lunes, 14 de mayo de 2012

Patatas haselback

Esta es la guarnición preferida nuestra cuando hago carne asada en el horno de leña. Desde que las vi en Gastronomia y Cía las he preparado muchísimas veces y aún no había subido la receta al blog.
Quedan blanditas y crujientes a la vez al asarlas con la piel, están deliciosas.
Ya perdonareis las fotos que están oscuras pero es que en la bodega no hay luz natural y no pude hacer otra cosa.




Ingredientes:



- 4 Patatas nuevas grandes
- 8 Hojas de laurel
- 2 chalotas
- Mezcla de cinco pimientas
- Sal gorda (también puedes usar sal fina)
- Aceite de oliva y una pizca de pimentón picante (opcional).

Preparación:


Lava bien las patatas para retirar todo posible resto de tierra. Procede a realizar los cortes, nosotros hemos optado por el truco de los palillos chinos. Colocamos la patata entre dos palillos sujetos con dos gomas  en cada extremo y cortamos con un cuchillo bien afilado, finas rodajas de un extremo al otro de la patata. Los palillos nos servirán de tope para que los cortes no lleguen a la base de la patata y se conserve su forma y las gonmas para que no se desplacen los palillos.
Precalienta el horno a 200-225º C, según el tamaño de las patatas. Límpialas bien antes de ponerlas en bandeja o fuente que irá al horno. Unta esta con un poco de aceite de oliva, coloca las patatas y entre algunos de sus cortes inserta unas hojas de laurel. Sala al gusto, riega con un poco más de aceite de oliva virgen extra e introduce en el horno cuando esté a temperatura.
Pasados unos 30 minutos, retira las patatas del horno y adereza generosamente con la mezcla de cinco pimientas recién molida y la chalota picada, ayudando para que se introduzca entre algunos cortes de la patata. Aprovecha para bañar las patatas con el aceite de la fuente, o si lo prefieres, coloca sobre ellas unos dados de mantequilla.
Continúa horneando hasta que las patatas estén bien doradas. El tiempo dependerá del tamaño de las patatas, de todas formas, pueden gustarte más tiernas o más secas y crujientes, así que hazlas a tu gusto. Al retirarlas del horno, espolvorea una pizca de pimentón picante.
Yo suelo aprovechar el horno de lena cuando hago asado y las hago prácticamente a la misma vez, aunque las meto bastante después que la carne. No sabría deciros tiempo por eso he dejado la temperatura y el tiempo en un horno convencional.


12 comentarios:

  1. Hola! El plato es muy rico!

    Abrazos, Fabiana.
    http://sabornoprato.blogspot.com.br

    ResponderEliminar
  2. tienen que estar buenísima, ains, quien pillara un horno de leña por aquí, jeje. besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora ya no hace tiempo para encenderlo, tendremos que esperar y espero que mucho tiempo que me gusta el calorcito,jaja. Un beso

      Eliminar
  3. Deliciosas como guarnición y para tomarlas así tal cual, con una buena salsa!! Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando las hago casi no como carne con las patatas me basta. Un beso

      Eliminar
  4. ¡Tengo unas ganas de probarlas!! tienen que estar buenísimas!! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás como te gustan Carmina, un beso

      Eliminar
  5. Hace tiempo que tengo ganas de hacer estas patatas porque tiene una pinta estupenda!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animaté María, seguro que repetirás, un beso

      Eliminar
  6. Que ricas estas patatas además combinan con todo me encantan.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiii a nosotros nos encantan. Un beso

      Eliminar